Recetas de invierno a fuego lento

Alfonso SBcena, Consejos, Primer plato, Segundo Plato Comments

Recetas de invierno a fuego lento

Con las comidas y las cenas, los regalos, los adornos de navidad, los arreglos de viajes por hacer y tarjetas de felicitación, se nos va pasando el invierno y una comida saludable y barata puede llegar a parecer imposible porque ¿quién tiene tiempo?

Siempre y cuando tengamos una olla a presión, podemos hacerlo.

Las ollas a presión o ollas de cocción lenta son una excelente inversión en esta época del año y no sólo porque las navidades hacen que terminen bajando los precios.

Se trata de un dispositivo versátil capaz de cocinar lo que quieras en poco tiempo. Puedes echar unos pocos ingredientes con agua y que, al volver a casa o al levantarte, te encuentres con la comida lista.

Aquí tienes un par de recetas que puedes hacer a fuego lento:

Cordero estofado

Ingredientes:

  • 1,5 kg de carne de cordero (o ternera)
  • Un tallo de romero
  • Ajo en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Caldo de carne

Esta receta es perfecta para los amantes de la carne. Lo primero que debemos hacer para prepararlo es coger un manojo de romero, separar las hojas del tallo y picarlas muy bien.

Corta el cordero (o la ternera si lo prefieres hacer con ternera) en buenos trozos. Una vez que los tengas cortados, añádele el romero, ajo en polvo, pimienta y sal al gusto.

Cuando tengas todos los trozos cortados y especiados, échalos a la olla y añade una taza y tres cuartos de caldo de carne. Tapa la olla y déjala cocinando a fuego lento durante tres horas.

Cuando haya pasado el tiempo tendrás tu estofado de cordero listo para comer.

Sopa de pollo picante

Cocina a fuego lento 3 pechugas de pollo en agua, caldo de pollo, sal y pimienta, hasta que esté hecho, unos 20 minutos.

Utiliza una espumadera para retirar el exceso de grasa y mantener el caldo sabroso.

Retira las pechugas del caldo y déjalas enfriar.

Ahora, añade al caldo: una lata de tomates enteros picados, chiles verdes, media cebolla picada, ¾ de taza de maíz, una taza de arroz cocido (si es integral mejor), el jugo de medio limón, 3 dientes de ajo picados y los demás condimentos que desees añadir.

Deja que todo hierva a fuego lento  mientras vas limpiando el cilantro y añádelo al caldo cuando termines de limpiarlo (unas dos cucharadas de té aproximadamente)

Aparta media cebolla picada y poco de cilantro para adornar los platos más tarde.

Corta las tres pechugas en trozos y quítales toda la piel y excesos que puedan tener. Una vez hecho, añádelo a la olla junto con la sopa.

Caliéntalo a fuego lento durante unos 5 minutos y listo para comer.

Al servirlo, hazlo con un poco de queso rallado, cebolla y cilantro.