Marmitako

lauraSegundo Plato Comments

Con la temporada del Bonito ya en ciernes, vamos a proponer  una receta que resulta no sólo espectacular por el valor nutricional, sino también una receta barata, sencilla de preparar y realmente exquisita; nos referimos al Marmitako.

Debemos saber que nos encontramos ante una receta originaria del norte de nuestro país y que se ha ido extendiendo con el tiempo adoptando diversas formas y modos para un guiso, como decimos realmente sabroso. Nosotros vamos a proponeros una adaptación muy simple de preparar dentro de esa idea de cocina barata y sabrosa que manejamos.

Estos son los ingredientes que utilizaremos para cuatro personas:

–          Un kilo de patatas

–          Medio kilo de Bonito

–          Dos pimientos choriceros

–          Dos pimientos verdes

–          Media cebolla

–          Dos dientes de ajo

–          Aceite de oliva (y perejil si lo deseas)

En primer lugar dejaremos el Bonito troceado en dados ni muy gruesos ni muy pequeños, apartaremos y reservaremos también la piel (aunque puede, al gusto, que no la utilicemos)

En la olla, y con un chorro de aceite de oliva, pondremos a pochar la cebolla junto al pimiento verde y el ajo, una vez pochados, añadiremos en primer lugar las patatas, lo haremos cascándolas para qué suelten almidón, cuando hayamos rehogado bien todo vamos a añadir la carne del pimiento choricero y, si lo deseamos, también la piel del bonito que hemos apartado, aunque no es necesario, al gusto.

Cubrimos la mezcla con agua justo para cubrir el guiso y dejamos que se cocine. En este punto podemos añadir si queremos una pizca de sal, aunque como veremos quedan dos fases en las que vamos a incorporarla por lo que no es estrictamente necesario.

Cuando las patatas ya estén tiernas, salaremos ligeramente los trozos de Bonito y los incorporaremos al guiso. En este punto, y dependiendo de cómo te guste el pescado más o menos hecho, puedes dejar un par de minutos o tres más de cocción, o directamente tapar la olla y dejar reposar el Marmitako. En cualquier caso, hayas dejado seguir un rato la cocción o no, deberás dejar reposar el conjunto durante unos cinco minutos, entonces prueba y rectifica si es necesario de sal y ya tienes este estupendo plato listo para servir.

Imagen jLastras flickr creative commons