Pollo casero al estilo fast food

lauraSin categoríaLeave a Comment

Es evidente que los sabores y presentaciones que las cadenas de comida rápida ofrecen resultan atractivos para los niños, también para los adultos, sin embargo existen muchas controversias sobre el valor nutricional de este tipo de comidas, además que comer fuera de casa en los tiempos que corren puede no resultar la mejor idea para las economías domésticas.

Sin embargo existen opciones alternativas que pueden permitirnos presentar en nuestro propio hogar productos muy similares, como esta receta sencilla y económica de pollo que nos va a permitir ahorrar un dinero y contentar a los más pequeños (y no tan pequeños) de la casa.

Para ello vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

–          Un pollo troceado en este caso en piezas de bocado

–          Aceite de oliva

–          Salsa de soja

–          Ajo molido

–          Harina

–          Especias al gusto (sin pasarnos)

–          Sal

–          Agua

Una vez que tenemos el pollo troceado en piezas de bocado y libre de piel y huesos lo reservamos, preparamos una mezcla (un marinado) compuesto de agua, dos cucharadas de aceite de oliva, una botica de salsa de soja, ajo en polvo y sal en el que depositaremos los trozos de pollo y los dejaremos marinar en la nevera dentro de un recipiente tapado durante al menos media hora (y como mucho 40 minutos). La presencia del agua en este marinado es la que determinará la fuerza del sabor de la mezcla, por lo tanto es cuestión de ajustar el agua en función del sabor que deseamos impregnar al pollo, sin pasarnos ni por mucho ni por poco, el general deberá bastar con que el pollo quede cubierto.

Una vez hemos sacado el pollo marinado de la nevera vamos a preparar una mezcla de harina y especias elegidas con las que impregnaremos los trozos de pollo ya escurridos, después nos pasaremos por bobo batido, y para finalizar otra vez por la mezcla de harina y especias, y ya tenemos el pollo listo para freír.

Podemos freír el pollo tanto en una sartén con abundante aceite de oliva como en una freidora, lo que buscamos es un punto de dorado por la superficie y casi cocinado por el interior, en ese momento lo sacaremos a una bandeja con papel absorbente para la retirada del aceite sobrante antes de introducirlo al horno que habremos recalentado previamente a 180°, donde lo dejaremos cocinarse 10 minutos más.

Una vez retirado del horno el pollo ya está listo para servir, podemos acompañarlo patatas fritas, aros de cebolla, así como salsas al gusto.