Pisto manchego con añadido de berenjenas

carmenAcompañamiento, Plato único, Primer platoLeave a Comment

El pisto manchego tiene su origen en la cocina campesina de La Mancha, cuando se cocinaba con productos de la huerta y de temporada. Básicamente se componía de cebolla, pimientos, tomates y calabacín, pero como es un plato muy agradecido admite otras hortalizas como puede ser la berenjena que por arte de magia culinaria le convierte en Ratatuille, plato procedente de la Provenza francesa y que dio título a una película de dibujos animados.

Es una receta muy económica y sana, que puede tomarse como un primer plato, acompañándolo de un poco de longaniza o jamón serrano,  o como guarnición de huevos fritos, o pescados y carnes a la plancha. El precio de este plato para cuatro personas asciende a 3,67 euros.

Ingredientes:

  • Un calabacín.
  • Dos berenjenas.
  • Un pimiento verde.
  • Una cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • Tres tomates.
  • Cuatro cucharadas de aceite de oliva.
  • Sal.
  • Una cucharada de las de café de azúcar.

Para la elaboración procederemos de la siguiente manera:

  • En primer lugar debemos cortar las berenjenas en cuadrados, colocarlas en un escurridor y salarlas para que pierdan el amargor.
  • Pelamos y picamos el ajo
  • Pelamos y picamos la cebolla en juliana.
  • Quitamos al pimiento el rabo y las simientes, y lo cortamos en tacos no muy grandes.
  • Picamos el calabacín y el tomate en dados (sin pelar).
  • Ponemos a calentar el aceite en una sartén.
  • Cuando el aceite esté a punto doramos el ajo (que no se queme), y añadimos la cebolla. Cuando esta ya esté pochada añadimos el pimiento.
  • Después de unos cinco minutos añadimos las berenjenas y los calabacines, como soltarán agua dejamos que cuezan hasta que esté casi evaporada.
  • Añadimos el tomate, el azúcar y la sal y dejamos a fuego lento hasta que veamos que están todas las verduras tiernas.

Está mas rico de un día para otro, ya que así se mezclan mejor los sabores de sus ingredientes, así que a prepararlo por la tarde para el almuerzo de mañana. También podemos congelarlo en porciones y usarlo a medida que nos convenga.

Imagen | Rafatrujillo